• Mar. Dic 5th, 2023

Los turistas con bañador frustran la tranquilidad en las playas nudistas: “La gente saca fotos y nos hace sentir incómodos”

PorAdmin

Ago 19, 2023

Los turistas con bañador frustran la tranquilidad en las playas nudistas: “La gente saca fotos y nos hace sentir incómodos”

El turismo va camino de superar todos los récords este verano, aunque el coste será también elevado. Los principales destinos de la costa mediterránea y los archipiélagos han multiplicado su población en los últimos meses. Asimismo, los establecimientos están saturados y los puntos más atractivos de las ciudades amanecen cada día con sus aforos al límite. Tras varios años de lucha, la masificación parece haber encontrado a orillas del mar una nueva víctima: las playas nudistas. La avalancha de turistas con bañador incomoda a los propios vecinos, que denuncian la “falta de tranquilidad” en los arenales.

Cataluña cuenta con medio centenar de playas y calas de tradición nudista, muchas de ellas prácticamente vírgenes. En los últimos años, estos espacios se han popularizado y los visitantes han descubierto uno de los secretos mejor guardados por la población catalana. El problema, más allá de la congestión, es la presencia de “textiles” en estos lugares. “Muchos nudistas han dejado de venir por la masificación. Hace años, si la gente veía que estábamos desnudos, se quitaba la ropa o se marchaba, pero ahora no ocurre, se quedan con bañador”, lamenta Segimon Rovira, presidente de la Federació Naturista-Nudista de Catalunya.

Los arenales remotos, sobre todo en agosto, brillan por su ausencia. Los turistas intentan buscar la postal perfecta en destinos menos conocidos, pero lo que consiguen es precisamente el efecto contrario. “La masificación no es ninguna novedad, pero se ha acentuado después de la pandemia, porque la gente empezó a valorar los sitios más apartados y creció el interés por las playas nudistas”, añade Rovira. Como consecuencia, las calas se han llenado de bañadores y el público habitual ha pasado a ser como una especie en peligro de extinción.

“La gente llega y saca fotos, porque las playas son bonitas, pero nadie tiene en cuenta que hacemos nudismo. No es agradable, nos hace sentir incómodos”, sostiene el portavoz de la plataforma. Las redes sociales, el vacío legal y la falta de protección que arrastran estos lugares provocan que los naturistas cada vez tengan menos espacios en los que disfrutar de forma segura. “Hace falta más señalización, los municipios tienen que ofrecer sitios en los que hacer nudismo con tranquilidad. No se pueden prohibir los bañadores, tampoco lo queremos, sólo pedimos que se nos respete”, continúa.

Cuatro razones para probar el nudismo
Segimon Rovira, presidente de la Federació Naturista-Nudista de Catalunya, tiene la teoría de que muchos turistas saben que los espacios son de tradición nudista, pero acuden de todos modos para molestar. “Algunos visitantes se ríen de nuestro aspecto físico y otros aprovechan para mirar los cuerpos desnudos. Esto es un problema para la gente que quiere empezar, sobre todo las mujeres, que lo tienen más complicado”, asegura. La plataforma trata de animar a la gente a “probar el nudismo” y destaca sus múltiples beneficios. “Es una práctica que busca el contacto con la naturaleza, favorece la autoaceptación de los cuerpos, aporta comodidad y da una sensación de libertad increíble”, termina.

Por Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *